“Decisión de la compañía estadounidense AT&T favorece hegemonía de Multitel en Carúpano y Paria” 

Texto: Otilio Rodríguez

Más allá de ser otra medida coercitiva de la administración Trump contra el gobierno que preside el presidente Nicolás Maduro, la suspensión de las operaciones de DirecTV en Venezuela, representa en tiempos de Cuarentena y Distanciamiento Social, una nueva forma de coartar, lesionar y limitar un derecho legitimo y constitucional de millones de suscriptores ávidos de información, educación y entretenimiento a través de la televisión.

Según estimaciones de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), más de 2 millones de familias poseen contratos con DirecTV, lo que se traduce en un aproximado de 10 millones de venezolanos de todas las edades y preferencias ideológicas partidistas. Dicha decisión sin previo aviso por parte de la compañía estadounidense AT&T, afectará emocionalmente tanto chavistas como opositores.  

En Carúpano la reacción de los usuarios y las usuarias no se hizo esperar a través de las redes sociales y puntos de encuentro como: el Mercado Municipal, establecimientos comerciales, conjuntos residenciales e incluso barriadas y comunidades identificadas en el pasado como clase media y baja. En cualquier parte de Venezuela y muy especialmente a lo largo y ancho del municipio Bermúdez, se puede observar una antena de DirecTV sobre el tejado o tapia de una mansión, quinta, apartamento e incluso viviendas rurales y ranchos de zinc. Lo que significa que el servicio era de costo popular y relativamente accesible económicamente.

8 de cada 10 carupaneros consultados coincidieron que dicha sanción o suspensión de la más importante y tradicional empresa de telecomunicación en el país “constituye una violación de un derecho universal que afectará sensiblemente a los más pequeños y jóvenes de la casa”. Son precisamente los niños, las niñas y los adolescentes, quienes serán lo más afectados por esta sanción comunicacional.

El comunicado publicado por la compañía estadounidense AT&T, no detalla con amplitud la razón por la cual DirecTV retira sus operaciones comerciales de Venezuela. Una de las versiones que ha recobrado más fuerza es la de “limitar la señal de Globovision a nivel nacional y Telesur a nivel continental, considerando que ambos medios de comunicación están bajo la administración y dirección de la causa chavista”.

Otro dato importante a destacar es que desde el 2011 el Gobierno Nacional dejó de invertir recursos en la mayoría de los medios de comunicación creados para batallar en la guerra de las ideas y construir a corto plazo una hegemonía mediática a favor del proyecto revolucionario y en contra la denominada tiranía mediática en manos de las elites internacionales neoliberales.

Detrás de los hilos que manipulan los intereses económicos de DirecTV aparecen hombres como Eddy Hartenstein, líder empresarial con una dilatada carreta en la industria de los medios con mayor influencia en América y Europa, además de Randall Lynn Stephenson, actual presidente y director ejecutivo de AT&T. Este último, es aliado comercial del presidente estadounidense Donald Trump.

¿Y qué viene ahora?

Una pregunta que todos se hacen y que muy pocos se atreven a responder, es ¿Cuál será la próxima sanción o empresa que se marchará del país? En medio de la especulación y la suposición surge un escenario que nadie desea vivir y que es posible si el Gobierno Nacional en definitiva no accede a las pretensiones de Trump…. La suspensión de todos los venezolanos al acceso del internet podría estar en la lista de sanciones. Este implicaría separarse de de google y todas las redes sociales. Una hipotética suspensión del internet en nuestras computadoras, dispositivos digitales y teléfonos celulares, constituiría una estopada fulminante para nuestras vidas en pleno siglo XXI.

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.