Texto: Otilio Rodríguez

Interactivos, suspicaces y definitivamente participativos…así ha sido el comportamiento de los cibernautas carupaneros durante los dos meses de Cuarentena y Distanciamiento Social. A lo largo de este receso laboral y económico propio del confinamiento individual y colectivo, las redes sociales han servido una vez, como una verdadera mesa para el dialogo y debate 2.0.

Uno de los temas que no ha perdido vigencia desde el miércoles de ceniza es Carnaval Turístico Internacional de nuestra ciudad. A continuación se presentan cuatro interrogantes de interés general que son el común denominador de los usuarios y usuarias de El Carupanero Web.

Y como nuestra gente es sinónimo de Carnaval, aquí respondo a todos ustedes las siguientes preguntas solicitadas a través de la cuenta de Facebook.

¿Qué aportes positivos ha dejado la celebración del carnaval para Carúpano?

Uno de los aspectos más resaltantes es la atención que le prestan a nuestra ciudad la mayoría de los venezolanos cada mes de febrero o marzo. Resulta emocionante escuchar en Caracas, Valencia, Mérida, Ciudad Bolívar, Barquisimeto o Maracaibo, comentarios relacionados a nuestras fiestas de carnaval. Como carupanero es muy emotivo y confortante escuchar que habitantes de otras regiones del país desean o al menos tienen la curiosidad de visitar a Carúpano en época de carnaval. Incluso, aquellos carupaneros ausentes que por cualquier razón están en otra región del país o fuera de nuestras fronteras en calidad de migrante, no te imaginas que positivos son los argumentos esgrimidos por quienes no conocen la ciudad o simplemente desean regresar a ella a disfrutar de nuestras playas y por supuesto pernotar para disfrutar de las carrosas y comparsas que desfilan por calle Juncal.

Pero a pesar de esa magia y expectación que representa para otros venezolanos nuestro carnaval turístico internacional, es una lástima que la mayoría de nuestras autoridades y muy especialmente el pueblo, no hayan entendido tan significativo aspecto asociado a esa gran industria conocida como el turismo y que a mi juicio, nunca se ha aprovechado para elevar la calidad de vida de nuestros habitantes. Considero que el pueblo como verdadero protagonista y padre legitimo de esta festividad, debería recuperar la patria potestad de su carnaval, desde hace más de 20 años en manos de una Junta de Carnaval o no de una institución o infraestructura turística que garantice una mejor planificación sin cabida alguna a la improvisación que tanto daño le ha hecho al carnaval.

¿Por qué no copiar los ejemplos de otras ciudades sedes de carnavales internacionales como Veracruz, Río de Janeiro, Cartagena de Indias o Curazao?

Hablamos tanto de los años que tienen nuestras fiestas de carnaval y no nos detenemos a pensar en grande para dignificar este Patrimonio Cultural de la Nación que a duras penas cumplió seis años. Todos somos responsables que nuestras fiestas carnestolendas no están a la altura de otras celebraciones nacionales que ya fueron reconocidas como Patrimonios de la Humanidad. Existen y aún sobran posibilidades ciertas y autenticas para un verdadero desarrollo económico de Carúpano a través de un carnaval turístico e internacional. Es contradictorio que las fotos a blanco y negro de los años 60 hasta finales de los 70, tengan después de 40 años de historia, mayor colorido y majestuosidad que las imágenes en formato digital y de alta resolución exhibidas en el presente por las redes sociales. Para aquellos ciudadanos nacidos en cualquier época, pero amantes de la historiografía local, seguramente atesoran testimonios y argumentos del Carúpano de ayer que tanto orgullo nos otorgó y que actualmente la mayoría desean traer al presente.

¿Será posible recuperar la ciudad pujante que fue Carúpano a finales del siglo XIX?

La ciudad portuaria y prospera que fue Carúpano, es la que necesitamos para reimpulsar el turismo y la economía regional. Como Puerta de Paria, la ciudad pujante de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, experimentó un retroceso sin precedente. Desde la Independencia hasta hoy, la ciudad que más involucionó económicamente es Carúpano. Así lo certifican los testimonios de hombres como J.J Martínez Vera y Carlos Viso. La provincia que en algún pasaje de la historia contó con modestos capitales para la creación y edificación de industrias misionadas para la fabricación de calzados, velas, tabacos, jabones, licor y prendas de vestir; actualmente se sostiene de la venta de alimentos perecederos o productos de primera necesidad.

Según informaciones suministradas por el presidente de la Cámara de Industria y Comercio de Carúpano, Ihsan Saladino, “más de 200 empresas han cerrado en el municipio Bermúdez en los tres últimos ejercicios fiscales. La mayoría de los empresarios han tenido que diversificar su denominación económica para poder sobrevivir y así continuar ofreciendo un servicio digno a los clientes de Carúpano y Paria”.

Teoría del caos en los servicios

En relación a los servicios básicos que obligatoriamente deben ofrecerse a los turistas, visitantes y propios de una ciudad potencialmente turística como Carúpano, es público y notorio el colapso sistémico que estos han experimentado durante la segunda década del siglo XXI. No podemos hablar de turismo en febrero y marzo y el resto del año, sino contamos con suficientes camas plaza para albergar el número de temporadistas y visitantes que deseen disfrutar de nuestras festividades de carnaval. No podemos pretender que dichos turistas vuelvan el próximo año si durante la presente temporada sufrieron más de la cuenta con el acceso directo del gas domestico, agua potable y servicio de movilización en las hora cumbres del carnaval. No podemos aspirar que Carúpano sea una potencia en turismo aprovechándose de su Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación, si el alumbrado público y acceso a internet es intermitente e inconsistente en las horas de noche o la mañana.

El reto y desafío para los cultores populares, hacedores de fantasía y pueblo organizado estriba en la iniciativa colectiva y coaccionada de todos los protagonistas y factores que intervienen o participan activamente desde el mismo Grito del Carnaval, pasando por los cuatro días de fiestas hasta el cierre con el miércoles de cenizas.

Y cerrando el ciclo de interrogantes parafraseando la primera pregunta

¿Qué podemos hacer y contribuir para que la celebración del carnaval deje algo positivo para Carúpano?

Todo, absolutamente todo lo que esté a nuestro alcance individual y colectivo, practicando como valores fundamentales: la voluntad y sentido de pertinencia de todos y todas.

Desde ya, pueden aportar sus ideas, criterios, sugerencias, críticas y recomendaciones a través de nuestras cuentas sociales.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.