Otro carupanero sin frontera que no deja de pensar ni saborear su pronto retorno. Más allá de las circunstancias que lo separan de Venezuela, su corazón sigue latiendo al ritmo del arpa, el cuatro y las maracas. “Extraño ese mar que adorna la avenida Perimetral, extraño todos los días los diversos sabores de nuestra comida”, dice nuestro embajador desde Colombia.

Texto: Otilio Rodríguez

La primera vez que Henry Ugas Brito llegó a tierras carupaneras apenas tenía tres años de edad. Era el año 1987cuando en compañía de su entrañable tía Cruz, optó por mudarse en una ciudad hasta ese momento desconocida para él, pero que atesoraba en su interior el amor incondicional de sus tías y abuelos maternos. El 22 de marzo Tucupita lo ve nacer, aunque tres años más tarde haya sido adoptado por el gentilicio que lo identifica a nivel internacional.

El mayor de seis hermanos desconocía hasta ese momento la razón por la cual fue separado a temprana edad de su padre Ignacio y de su madre Edga. Esa ausencia afectiva no lo afectó su objetivo de convertirse en un virtuoso del violín.

A los 11 años, después de experimentar en la ejecución de otros instrumentos, decide definitivamente por el violín y cumple un sueño: ingresar a la Orquesta Sinfónica de Carúpano, recibiendo de la profesora Helena Bravo, sus primeras enseñanzas. En los siguientes tres años asume con profunda responsabilidad el arte que Dios y la providencia había dispensado….ser un músico reconocido. La curiosidad por conocer letra a letra cada nota musical y apreciar piel a piel la anatomía en madera de su principal aliado y fiel compañero, lo llevo a conocer los enigmas y la magia que guarda el violín como instrumento representativo de la elegancia, sobriedad y romanticismo.

A un peldaño del universo

En su propósito por destacarse entre los grandes, Henry tiene el especial privilegio de participar en la audición nacional de 1998, planificada por la Orquesta Sinfónica de Venezuela. En el proceso por captar 180 jóvenes con aptitudes musicales y talento prodigioso, las autoridades orquestales deciden recorrer toda la geografía nacional para reclutar posibles integrantes. En su mapa de rutas por el estado Sucre, son convocados siete sucrenses, entre ellos nuestro amigo Henry Ugas, quien es seleccionado para ocupar uno de los puestos que conforman la línea de violines de la afamada Orquesta Nacional.

Como resultado del casting se organiza una gira internacional con escala en Francia y posteriormente en Italia. Fue en ese instante, el primer viaje de este carupanero sin fronteras y embajador de la música tradicional venezolana. Posteriormente viajaría a otras latitudes como Alemania, Austria, Argentina, Uruguay, Chile, Brasil, Cuba, España y el Reino Unido.

De la experiencia adquirida, es comisionado por el maestro José Antonio Abreu y las demás autoridades de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar para ofrecer en su ciudad adoptiva, la misión de ser el maestro formador del semillero musical que en Carúpano estaba germinando, pero que tres años más tarde no dio frutos de importación por la inconclusa obra de la sede de la Orquesta Sinfónica Municipal.

La promesa de constituir una sede sinfónica para los niños, niñas y adolescentes de Carúpano y Paria, quedó para el recuerdo como una evidencia negativa de una gestión de gobierno con falta de voluntad política.

Esa sede soñada para Carúpano la pueden observar en la zona Sur de Carúpano, a 100 metros del distribuidor de Los Molinos en la avenida Universitaria.

De visita en Colombia

Este virtuoso del violín se encuentra actualmente en Colombia. No se considera un emigrante. Henry Ugas dice que está temporalmente en tierras neogranadinas ampliando su abanico de posibilidades artísticas y humanas para a futuro consolidar su seno familiar en su país de origen Venezuela.  

“Un abrazo afectuoso para mi pueblo de Carúpano, un saludo muy especial para esa gente maravillosa que sigue muy de cerca mis pasos. Gracias por tanto afecto. El cariño es reciproco. Extraño ese mar que adorna la avenida Perimetral, extraño todos los días los diversos sabores de nuestra comida. Pronto estaré de regreso en mi verdadero hogar…..mi Venezuela”, se despide Henry Ugas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.