El vocero empresarial de Carúpano insta a sus afiliados y pueblo en general “trabajar y avanzar sin mirar para los lados y sin retroceso para así capitalizar con esfuerzo el progreso que merece Venezuela

Texto: Otilio Rodríguez

En la búsqueda de esa sabia convivencia necesaria para enrumbar de nuevo a Venezuela hacia el progreso definitivo que hoy más que nunca la población demanda como un bien común, el presidente de la Cámara de Industria y Comercio de Carúpano, Ihsan Saladino, habló al Carupanero Web de esa fórmula perfecta que según él, es la clave para superar la actual crisis.

“Ser optimista, constante y perseverante son los valores que deben atesorar los venezolanos en tiempos de Cuarentena y Distanciamiento Social. El propósito es trabajar y avanzar sin mirar para los lados y sin retroceso, ya que el único destino que todos merecemos es capitalizar con esfuerzo cada una de las pocas o muchas  oportunidades que se presenten en lo personal, profesional o empresarial, fijando siempre objetivos a corto y mediano plazo”, precisó el empresario carupanero.

Saladino además señaló que más allá de la desesperanza que se cierne en gran parte de la población, “los estudiantes, los trabajadores, las amas de casa, los emprendedores y por supuesto los empresarios, deben tener la convicción de que la crisis no se supera emigrando a otros países, quejándose sin aportar ideas, ni mucho menos cerrando las santamarías de sus negocios. Venezuela no necesita de hombres y mujeres pesimistas, requiere de ciudadanos proactivos, entusiastas y con mucho sentido de pertenencia”.

No dejarse vencer por las dificultades

El vocero empresarial de Bermúdez insta a no dejarse vencer tan fácil por las vicisitudes y dificultades propias de la falta de entendimiento político que durante los últimos años ha sido la protagonista de todos nuestros problemas. Saladino apuesta por la idea de “trabajar unidos sin distinción ideológica ni partidista”, ya que “Venezuela merece sumar voluntades sin fanatismos ni extremismos”.

Saladino añade a sus argumentos que en Venezuela y muy especialmente en Carúpano existen empresarios comprometidos con el desarrollo económico de la región, muchos de ellos trabajaron en sus inicios con escasez de materia prima y bajo la figura de los prestamos o créditos bancarios… y a pesar de esas condiciones, avanzaron hacia el progreso definitivo, crecieron como empresarios, pagan impuestos a la municipalidad y actualmente continúan generando empleos directos.

Reinventarse en medio de la crisis  

Eso implica rescatar y mantener encendida la chispa del progreso y la flama de la esperanza en la Venezuela de hoy. En los últimos tres ejercicios económicos muchos han sido los negocios en Carúpano que ante la crisis y ahora Cuarentena Social, se reinventaron para poder sobrevivir. Eso se traduce en diversificación de la denominación o actividad comercial. A todos los agremiados Saladino siempre los ha motivado a estar seguro de sí mismo, que todo es posible si practicas la humildad y la buena fe.

Ihsan concluye diciendo “Carúpano es mi hogar permanente y no circunstancial, es la tierra que el siglo pasado me dio cobijo y oportunidad para seguir luchando lejos de mi ciudad natal, es el territorio donde nacieron todos mis hijos, donde crecí como empresario y donde pretendo vivir el resto de mi vida. No hay un mejor lugar del planeta para hacer amistades y desarrollarse como persona. Por eso lo digo en cualquier lugar del mundo, Carúpano es mi patria chica”.  

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.