—-Para el gobierno francés, la policía no es una prioridad a la hora de recibir máscaras. En la primera línea para hacer respetar la cuarentena, los policías amenazan con hacer uso del “derecho a retirarse”, previsto en la Constitución francesa, si las comisarías y los vehículos no están equipados con material de protección contra el Covid-19.

           XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX

Por Daniella Franco

La legislación francesa es clara: “cuando la situación laboral resulte ser un peligro grave e inminente para la vida o la salud, el trabajador podrá abandonar su puesto o negarse a desempeñar su función sin el acuerdo del empleador”. Sobre la base de esta prerrogativa y ante la falta de máscaras, guantes y alcohol en gel, la policía de Francia amenaza con dejar de trabajar.

Además de la escasez de material de protección en la labor de inspección de los confinamientos que la policía francesa ha venido realizando en las calles de todo el país, existe también la prohibición explícita del uso de máscaras por parte del gobierno durante las detenciones. La recomendación que las autoridades francesas hacen a las fuerzas de seguridad es que sólo se utilicen máscaras cuando la persona a la que se acerque tenga síntomas o se declare enferma. La situación preocupa a los sindicatos, que piden a los uniformados a hacer valer el “derecho a retirarse” hasta que se resuelva la cuestión.

“La policía está en peligro”, advirtió Benoît Barret, secretario nacional de la Alliance, sindicatos de la policía, en una entrevista con BFMTV. “Durante varios días hemos estado discutiendo con el gobierno para tratar de hacer que las autoridades entiendan. Y todavía no han entendido, no se han dado cuenta de la situación explosiva en las calles”, subrayó.

La resistencia francesa al confinamiento

Desde el comienzo del confinamiento, ordenado por el presidente francés Emmanuel Macron el pasado lunes 16 de marzo, parte de la población se resiste a quedarse en casa en un intento de frenar la propagación del coronavirus. La recomendación del gobierno es interrumpir la cuarentena sólo para las compras esenciales, para ir a la farmacia, al hospital o para brindar atención a los discapacitados y con la autorización escrita requerida por el gobierno. Pero muchos franceses desafían a las autoridades, incluso exponiéndose a pagar una multa de 135 euros en ausencia de justificación. El ministerio del Interior informó este fin de semana que desde el martes los 100.000 policías destacados para hacer cumplir la veda habían constatado 91.824 infracciones al confinamiento en el país.

En París, las zonas turísticas o peatonales como las orillas del Sena, la Explanada de los Inválidos y los Campos de Marte, donde se encuentra la torre Eiffel, han tenido que ser cerradas debido a las aglomeraciones. En regiones costeras como Niza y la isla de Córcega, se ha prohibido el acceso a las playas debido a la negativa de muchos ciudadanos a respetar el confinamiento.

Incluso al ver a la policía, muchas personas se resisten a volver a sus casas, tratan de justificarse e incluso discuten con los oficiales de seguridad. En Trappes, en los suburbios populares de París, un patrullero fue apedreado y un grupo de policías fue atacado durante la detención de un grupo de jóvenes que viajaban sin permiso. El viernes, un policía fue incluso mordido cuando se acercó a un hombre en la calle.

“No estás en peligro”

El Ministro del Interior francés, Christophe Castaner, trató de minimizar la situación en una entrevista con Radio Europe 1 el pasado jueves. “No estamos en la misma situación que los trabajadores de la salud, que tratan directamente con los enfermos”, dijo.

Según el ministro, es “inútil e incluso contradictorio, en términos de salud, llevar una máscara permanentemente en la calle”. Castaner trató de apaciguar la tensión con los policías: “Quiero enviar un mensaje de confianza y garantía: no, no estás en peligro. El riesgo consiste principalmente en llevar las máscaras de forma incorrecta y usarlas continuamente”.

El sindicato francés Unsa Police dice que, durante las operaciones, la recomendación de una distancia de un metro es “imposible de cumplir”. La organización considera que el uso de máscaras en este tipo de operaciones debe ser “sistemático” y ha dado un “ultimátum” al Ministerio del Interior francés: “si la administración no da instrucciones, recomendaremos que la policía no realice más controles ni sancione”. La misma posición es adoptada por el sindicato de la policía alternativa-CFDT, que amenaza con “detener cualquier patrulla o misión que necesite un contacto cercano” a falta de equipo para la protección de los agentes de policía.

La policía teme convertirse en un “vector de contaminación”

Además de temer la contaminación y la propagación dentro de sus propias familias, los agentes de las fuerzas de seguridad también están considerando la posibilidad de contagio a los ciudadanos a los que se dirigen. “Lo que todavía no se ha pensado es que un agente de policía puede ser un vector de transmisión cuando entra en contacto con una persona durante el control”, advierte Thierry Clair, secretario nacional del sindicato Unsa-Police, en una entrevista con FranceInfo.

Según los sindicalistas, 90 policías han sido infectados con el coronavirus desde que la enfermedad llegó a Francia a finales de enero. Otros 5.000 agentes de las fuerzas de seguridad están aislados bajo sospecha de haber contraído el Covid-19.

Clair denuncia las recomendaciones “absurdas” del Ministerio del Interior. “Un colega mío sólo tenía una máscara en su coche. La orden, si estaba frente a personas que se declararon positivas para el coronavirus, era llamar a un equipo de distribución de material para pedir otras máscaras”, dice.

En una videoconferencia con la Dirección General de la Policía Nacional el jueves, los sindicatos reiteraron sus peticiones de material de protección. En la actualidad, se ponen a disposición de los agentes de policía 307.000 máscaras para situaciones “excepcionales”.

En un comunicado enviado a todos los agentes del sector en Francia, el tema de la prohibición de las máscaras durante las intervenciones policiales fue revisado este fin de semana. Según Le Parisien, el director de Seguridad Pública, Jean-Marie Salanova, indica que “sin que esto sea generalizado, cuando las circunstancias de la acción policial lo requieran, se autoriza el uso de máscaras para preservar la integridad de los funcionarios”. El mismo mensaje dice que cada vehículo debe tener una máscara y un kit de guantes.

Sin embargo, en la declaración no se indica cómo y dónde pueden tener acceso los agentes de policía a ese equipo, dada la actual escasez de material de protección. El sábado, el ministro francés de Sanidad, Olivier Verán, aseguró que la semana próxima se realizará una “nueva reflexión” sobre esta situación para “considerar una extensión de la distribución de mascarillas a otros profesionales que no sean médicos”.

En un intento por calmar la tensión entre sus agentes, el Ministerio del Interior también ha anunciado que planea entregar al menos dos millones de máscaras y 1,5 millones de litros de alcohol en gel a las fuerzas de seguridad. Sin embargo, las autoridades no han indicado cuándo se aplicará esta medida.

RFI

http://www.rfi.fr/es/francia/20200323-polic%C3%ADas-franceses-amenazan-con-dejar-de-trabajar-si-no-les-dan-mascarillas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.