——-Apartando a un lado su acuerdo o no con el Tribunal Supremo de Justicia, Rafael Simón Jiménez, vicepresidente del CNE, sostiene que no era necesario modificar la Constitución para aumentar el número de diputados a la Asamblea Nacional (AN), tal como lo aprobó el Poder Electoral, atendiendo los lineamientos de la Sala Constitucional.

En entrevista para Últimas Noticias, el rector principal del CNE, adelantó que la campaña electoral tendrá financiamiento público, negó que el proceso comicial convocado para elegir la nueva AN, se esté haciendo “a los cipotazos”. Pero, además, explicó cómo se adjudicarán los 48 diputados extraído de las listas de los partidos, vaticinó que el nuevo parlamento será “mucho más plural” y pronosticó que la gente va a salir a votar “en la medida que vean que no hay otra salida”.

¿Cuáles son las novedades de las normas aprobadas por el CNE las cuales regirán los comicios del 6-D?

-Las novedades de estas normas es el incremento en el número de diputados a elegir. En segundo lugar, la modificación en el sistema de adjudicación que era tradicionalmente 70% por circuito, ósea por votación de mayoría y 30% solamente por representación proporcional y se invierte ese porcentaje 50 a 50. Es decir, en cada estado se van a elegir 50% de los representantes que le corresponda por lista y 50% por circuito. Y hay una lista, que quizás sea lo más notorio de todo, es una lista que se llama de adjudicación complementaria de 48 parlamentarios nacionales que son los que en verdad incrementan el número del parlamento. De los 110 nuevos diputados que se van elegir, para llegar a 277, estos son 48, se establece una disposición de que cualquier estado que tenga menos de tres diputados, tiene que elegir por lo menos tres. Históricamente, el tema de la representación proporcional y el tema de cómo atenuar las consecuencias atenazadoras del sistema del sistema de mayorías, es una reivindicación de los partidos pequeños.

-¿Por qué es una reivindicación de los partidos minoritarios?

-Siempre en Venezuela, desde los tiempos de la cuarta república, los partidos pujaban o pugnaban porque hubiese un sistema mucho más democrático, digamos, que los votos se tradujeran en sufragio y bueno es parte de los acuerdos que se suscribieron en la Mesa de Diálogo Nacional, que van a ampliar, no solamente el número de diputados, sino que va a dar como resultado un parlamento mucho más diverso, mucho más plural, mucho más policolor.

-El CNE cambio los porcentajes. Del 70% (voto por circuitos) y 30% (voto por listas), pasó a 52% nominal y 48% lista. ¿Por qué?

-La perversión de ese sistema (el antiguo) es que él que llaga primero, la primera minoría o mayoría, se coge todo. A veces se queda por fuera, sin representación, la masa más importante de votantes. Te explico, un diputado que compita por un circuito, suponte tú Chacao y saque el 28% de los votos y compita contra 5 que saquen 26%, 24%, 12%, todo el resto de esos votos se pierden; es decir, no tienen representación. Por eso se buscó atenuar el efecto del método uninominal.

Y estos 48 diputados cómo se adjudicarán

-Adjudicados por una lista nacional, cuyo número de sufragios se va a contar por los votos que obtenga cada partido de las listas regionales. Es una fórmula matemática…bueno, tú sabes que aquí hay una gente que, si tú le dices una cosa, si tú pones el parlamento más chiquito dicen que es totalitarismo, si lo pones más grande, dicen que es la dictadura del proletariado, ósea la polarización chico, es la muerte de la verdad.

– ¿Está preparado el sistema de partidos para asumir estos cambios?

-Es que es una exigencia de los partidos, es una exigencia, es una concesión que hizo el Gobierno o el Psuv, la Mesa de Negociaciones y Acuerdos. Es una concesión a la oposición. Y otra cosa importante, es que se acordó y así lo anunció la propia presidenta del CNE ayer, es que no hay cambios en los circuitos; es decir que los circuitos que fueron en las elecciones de 2015, se quedan así.

-Los partidos de oposición que solicitaron a la Sala Constitucional designar un nuevo CNE, también pidieron que el Estado financiara los partidos políticos, petición que no fue resuelta. ¿Cómo queda ese punto?

-Porque el financiamiento de los partidos está prohibido expresamente por la Constitución, pero se va a establecer un mecanismo de financiamiento de las campañas electorales que ya se ha practicado en otros tiempos; es decir, lo que prohíbe la Constitución expresamente es el financiamiento público de los partidos. Pero no prohíbe y eso ha sido un agujero o un intersticio por donde se ha abierto paso la exigencia de los partidos, que se puedan financiar las campañas electorales. Las campañas electorales van a tener financiamiento público.

-¿Era necesario modificar la Constitución para aumentar el número de diputados a la Asamblea Nacional?

-La interpretación que hace el Tribunal Supremo de Justicia, es que las normas constitucionales, como son de tan difícil modificación, porque requieren unos mecanismos extremos no solamente en el procedimiento sino después votarlas en referendo popular, la interpretación es que, en este caso la Sala Constitucional, que le dieron poder en la Constituyente del 99 para desarrollar las normas constitucionales, en la sentencia lo que ellos dicen, que, tomando en cuenta los valores fundamentales del pueblo venezolano de participación, de democracia, de pluralismo político, proceden a hacer unas modificaciones. Porque la Constitución no puede ser un cuerpo rígido, un cuerpo pétreo, sino que tiene que adecuarse por vía de desarrollo legislativo a las nuevas realidades. Ese es el fundamento de la sentencia.

-Basado en eso, entonces no es necesario la modificación de la Constitución para el aumento de curules en la AN

-No es, porque además allí hubo un informe, que es otra cosa importante, porque están diciendo que eso se hizo a los cipotazos, yo no sé si el Instituto Nacional de Estadística (Ine), las cifras que da son verdad o mentira, yo no soy avalista, pero bueno esas son las cifras que prevé la Constitución. Nosotros recibimos un informe según el cual la población venezolana, al 6 de diciembre de este año en proyección, va a tener 32 millones 778 mil habitantes, a eso se le aplica el 1.1 y eso da 300 y tantos votos que, dividido entre la base poblacional, le asigna a cada estado un número de curules.

Entonces tendríamos un diputado por cada 336 mil 800 habitantes

-Si.

-Hay voces que han dicho que no creen en estas elecciones y desconocen al órgano electoral. Hay un plan del CNE para revertir esa corriente opinática.

-Bueno que entienda quien lo quiera entender. Te repito que la polarización es, como dicen en mi pueblo, unos anteojos con cuero de cochino, el que no quiere entender, no lo entiende. El dilema es muy sencillo: votar o no hacer nada. Y yo le digo a los abstencionistas, ellos tienen que plantearle una ruta alternativa a la gente porque es muy cómo decirle ‘no votes’, sin decirle cuál es la salida. Y yo creo que entre la campaña institucional del CNE y la campaña política de los partidos políticos que van a concurrir a las elecciones, hay 29 partidos nacionales, es una lista que todavía no se ha terminado de cerrar, hay creo que 50 grupos regionales, grupos de electores; osea, yo noto un cambio de tendencia progresiva. No me hago ilusiones, yo creo que es prematuro prever qué puede pasar, en definitiva, pero si pienso que los venezolanos, en la medida que vean que no hay otra salida, que no tienen otros instrumentos, que no tienen otras herramientas para cambiar las cosas, van a ir a votar.

Ultimasnoticias.com.ve

http://ultimasnoticias.com.ve/noticias/politica/rafael-simon-jimenez-las-campanas-van-a-tener-financiamiento-publico/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.