La explosión de un cilindro de gas licuado doméstico de 43 kilogramos, cobró la vida de dos personas y dejó tres heridos.

El estallido ocurrió en el sector La Rogeña, parroquia Río Acarigua del municipio Araure, en Portuguesa, en plena vía pública; justo frente a la iglesia San Juan.

Testigos precisaron que en horas la tarde del viernes, varias familias de la comunidad se dirigieron a la sede del consejo comunal ubicada en el sector para retirar las bombonas que habían sido rellenadas en la planta de Pdvsa Gas Comunal “Vencedores de Araure”; en el sector Capuchino de esa entidad.

Esta gestión se registra en todas las comunidades de esa región, debido a la escasez del producto que se vive desde hace más de seis meses. 

El gas para cocinar solo se consigue a través de los consejos comunales y reventas del mismo.

La bombona, perteneciente a Pdvsa Gas; fue transportada en un vehículo particular marca Dodge, año 1976, placas A955CF9M, de color marrón; en la cual algunas de las víctimas se habrian subido, mientras otras se encontraban muy cerca de la unidad cuando ocurrió el lamentable accidente.

De improviso, uno de los contenedores, identificado con el serial T337, estalló por la parte de abajo, luego de que la resistencia de sus paredes internas perdiera rigidez; causando la muerte de una mujer y de una niña, y dejando a otros dos pequeños y a una persona adulta heridos gravemente. La camioneta también sufrió daños.

Las víctimas fatales del siniestro, según lo precisado por autoridades policiales, fueron una ama de casa (47), identificada como Norvelis Parra, y una niña de nombre Alexandra Gabriela Chávez Torres (12). 

Ambas sufrieron múltiples traumatismos y quemaduras, y murieron cuando eran trasladadas a la emergencia del Hospital «Dr Jesús María Casal Ramos» de Acarigua-Araure, aunque algunos testigos aseguraban que la mujer había muerto al momento de registrarse el fatal hecho. 

Los heridos quedaron identificados como Carmen de Jesús Carmona (48), con quemaduras de tercer grado;  Francelis Liscano, con lesiones a nivel de los genitales, y Angel Santiago Regalado, con traumatismo facial (ambos de 6 años de edad).

En el primer centro asistencial de las ciudades gemelas, por la falta de insumos y de personal, solo se les brindó primeros auxilios, y de inmediato, uno de los niños fue referido al hospital Dr. Antonio María Pineda de Barquisimeto, en el estado Lara; donde son enviados la mayoría de los pacientes de gravedad que no pueden ser atendidos en el Casal Ramos.

El Ministerio Público inició una investigación para determinar la causa tras existir la presunción de que el contenedor estaba sobrecargado.

Irregularidades en la administración

Trabajadores de la mencionada planta de llenado, para septiembre de 2019, denunciaron una serie de irregularidades que se estarían presentando en la administración de este servicio, que para ese entonces, estaba gerenciado por William Pérez; y advirtieron  por el grave peligro en el que está la ciudadanía portugueseña ante las violaciones de las normas de seguridad en el manejo y la recarga de los cilindros.

En representación del Sindicato de Trabajadores de Gas Comunal, Juan Carlos Varela, José Rivero, Cliber Liscano y Jorge Colmenares, afirmaron que en esa ocasión; un grupo de empleados había sido removido de sus cargos, y reemplazados por personas designadas por el nuevo gerente regional. 

Este personal no estaba preparado para cumplir con los estándares de seguridad para evitar el mal manejo del gas licuado al no haber recibido la inducción menester.

Comunicaron además que hacía el municipio Santa Rosalía de esta misma entidad, habían sido trasladados cerca de 1.800 cilindros tras haber sido reparados con soldaduras eléctricas o de hierro; “lo que representa un riesgo enorme, debido a que el cilindro sufre un desgaste de material”, según afirmaron. / MUNDO ORIENTAL 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.