Durante nuestra transmisión carnestolenda nos encontramos con estos jóvenes que a fuerza de soca y calipso hicieron bailar a todos los presentes.

La música contagiosa sobrepasó los límites del cuerpo de bailes, y todos los presentes “movieron la cintura” con esta agrupación. Disfruten el video. 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.