—–Este sábado 20 de junio se cumplen  40 años de una descomunal batalla  entre dos leyendas del boxeo y que conformaron una de las rivalidades más importantes en el mundo pugilístico. Era el año 1980, diez y treinta de la noche. El recinto era el Estadio Olímpico de Montreal, en Canadá. Se calculó una asistencia de 46.317 fanáticos que serían testigos de “La Batalla de Montreal”, una de las contiendas más esperadas: Roberto “Manos de Piedra” Durán y Sugar Ray Leonard.

Como autoridades para el combate se designaron al referí Carlos Padilla y a los jueces Harry Gibs, Angelo Poletti y Raymond Baldeyrou. La organización y promoción de la pelea estuvo a cargo de Bob Arum y Don King.

Estaba en disputa el campeonato de Peso Wélter del Consejo Mundial de Boxeo, en poder de Leonard. El estadounidense había destronado a Wilfred Benítez, en noviembre de 1979. Por su parte, el panameño había renunciado al cetro ligero para contender por la corona de Leonard.

Hubo muchísima expectación debido al estilo boxístico de cada uno: Sugar Ray Leonard era un artista del boxeo, con una gran técnica y movilidad dentro del ring. Roberto Durán era un fajador por excelencia, su apodo de ‘Manos de Piedra’ se lo ganó a pulso en cada uno de sus combates, gracias a su fuerte pegada.

En los días previos a la pelea, se percibía un aire de animadversión entre Durán y Leonard. Durán declararía que él no peleaba por el dinero. Que no tenía respeto por Leonard, porque era muy «hablador.» Leonard le respondió: «Lo mataré». El intercambio de palabras fue la constante en la ceremonia de pesaje.

En las apuestas, Leonard estaba arriba 9 a 5, por lo que era el favorito.  Las ganancias fueron de 1.5 millones de dólares para Durán y de 7.5-10 millones para Leonard, la mayor bolsa para un boxeador hasta entonces.

El combate se transmitió a través del circuito cerrado en 310 puntos de los Estados Unidos y Canadá, así como en pago por evento en Los Ángeles, California y Columbus, Ohio.

Roberto Durán entró a la pelea con 29 años y marca de 71-1 con 56 nocauts. Leonard, de 24 años,  estaba invicto con 27-0 y 18 anestesiados  y llegaba por segunda vez a Montreal desde que ganó el oro olímpico en 1976.

Puños a granel

El enfrentamiento fue aguerrido desde el primer campanazo. Leonard hizo uso de una táctica distinta a la que tenía acostumbrado: en vez de recorrer y moverse dentro del cuadrilátero sin entrar al encuentro cuerpo a cuerpo, decidió fajarse con Durán lo cual le costaría, a la postre, la pelea.

En el segundo round, el canaleño conectó un gancho izquierdo que  tambaleó a Leonard,  Durán aprovechó el golpe para abalanzarse hacia el campeón, conectándolo al cuerpo y al rostro. Leonard buscaba abrazarse y conectar con fuerza a Durán para evitar los intercambios del panameño. Por su parte, ‘Manos de Piedra’ buscaba conectar el cuerpo de Leonard para que éste perdiera movilidad en el ring, lo que a la postre le funcionó.

El  combate duró los 15 rounds, en los cuales predominó una pelea férrea de cuerpo a cuerpo. Al finalizar el pleito, Durán desairó el choque de guantes de Leonard y subió a una de las esquina del ring a jactarse de su triunfo ante el público canadiense.

Finalmente, los jueces dieron las siguientes puntaciones:  Harry Gibbs (144-145), Angelo Poletti (147-148) y Raymond Baldeyrou (144-146). Todos determinaron como ganador, por decisión unánime, a Roberto Durán, quien se convertía en el nuevo campeón peso wélter del Consejo Mundial de Boxeo.

El promedio de golpes por round de Durán fue de 60 por 21 conectados; por su parte, Leonard promedió un total de 50 golpes lanzados, 18 conectados de manera eficiente.

En la conferencia de prensa posterior a la pelea, Roberto Durán declaró: «Es el mejor con el que he peleado. Me pegó fuerte un par de ocasiones, pero nunca me puso en malas condiciones. Él fue muy bueno, pero tenía que serlo porque estaba  peleando contra mí».

Por su parte, Sugar Ray Leonard indicó: «Dije que pelearía con Durán de frente, cuerpo a cuerpo en el ring, y lo hice. La gente me cuestionaba si podía aguantar los golpes. Se los demostré. Le doy a Durán el crédito que se merece. Es el hombre más fuerte al que he enfrentado.»

El 25 de noviembre de ese mismo año se llevó a cabo la revancha, en la que Leonard recuperó la corona  welter, al vencer por nocaut técnico a Durán, quien, sorprendentemente, se rindió e n el octavo round al decirle al referí: “No más, no más.” Aún es una incógnita el por qué Durán decidió dejar de combatir.

Posteriormente, 7 de diciembre de 1989 se llevaría la tercera y última contienda entre ambos gladiadores. Leonard ganó por decisión unánime en una pelea de 12 asaltos por el título mundial súper mediano del CMB.  Lo cierto es que 40 años de la primera pelea entre Durán y Leonard el boxeo la sigue recordando como una de las batallas más memorables.

Al margen de análisis, puede disfrutar el momento si lo vivió. O si nació después de ese épico pleito.

 

http://www.liderendeportes.com/noticias/slider/hace-40-anos-roberto-duran-fue-una-piedra-ante-ray-leonard-video/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.